Los ecosistemas ya no solo hacen referencia a los que se pueden encontrar en la naturaleza. Para los emprendedores, el concepto de “ecosistema” que no deja de rondar sus cabezas es esa infraestructura que les apoya mediante universidades, inversores y que, en definitiva, engloba las condiciones que les permiten poner en marcha sus proyectos.
Estos días, Juan Francisco Delgado está viviendo una sensación parecida a la que sentirían los primeros naturalistas que descubrieron las islas Galápagos. Se encuentra en San Francisco, en el ecosistema más rico e interesante del mundo en el ámbito de los emprendedores como él, donde lo mismo una tarde puede conocer a los creadores de Instagram ?”son unos treintañeros muy normales”, cuenta?, que charla con el jefe de Twitter, Dick Costolo.
Este granadino, que forma parte del Consejo Europeo de Living Labs y es uno de los expertos de la Comisión Europea en el ámbito del emprendimiento, hoy se codea con los empresarios más prometedores del mundo en Silicon Valley. “Cada día hay por aquí un centenar de eventos sobre “start-ups” innovadoras, en San José, Mountain View… La lista es interminable”, relata.
¿Cómo ha llegado Silicon Valley a esa posición dominante en el planeta en cuanto al desarrollo de ideas innovadoras? Y, sobre todo, ¿cómo puede Andalucía aspirar a convertirse en un lugar donde las empresas de ese estilo quieran implantarse? Según Delgado, la primera clave está en “el sistema que se da en Estados Unidos, que invierte en innovación y “start-ups”, de manera que todos los beneficios fiscales en el ámbito de la investigación se pueden desgravar”.
Luego están las rondas de financiación. “Se establece un máximo de 300.000 dólares por “start-up”, de manera que con ello consiguen un flujo continuo de dinero por parte de microinversores en proyectos y empresas. Así han surgido compañías de éxito como Uber (la aplicación que conecta a pasajeros con conductores y de actualidad en los últimos meses en Europa). Empiezan como pequeñas empresas y luego llega su “boom””, resalta Delgado, que destaca el ejemplo de Twitter: “Se está cotizando a 47 dólares la acción en la Bolsa de Nueva York. Su crecimiento es bestial porque tenía el ecosistema necesario para crecer”.
Un cambio de mentalidad

Es aquí donde entra en escena “Alhambra Venture”, el evento organizado por IDEAL y que pondrá en contacto a “start-ups” con inversores los próximos 27 y 28 de noviembre en Granada en una de estas rondas de financiación de las que habla Delgado. “Será muy importante, porque ese es el camino para crear en Andalucía un caldo de cultivo para inversiones”, afirma, mientras destaca la importancia de que “esta debe ser una apuesta a largo plazo”.
A juicio de Delgado, esa labor requerirá de un cambio de mentalidad, que llevará su tiempo. “En Andalucía ocurre muchas veces que el dinero está apalancado y hay que hacerlo crecer. No estamos acostumbrados a las inversiones y guardamos el capital a un interés muy bajo. Lo que tenemos que hacer es salir de la rutina e insertarnos en esta revolución que se está viviendo en el mundo”, explica.
El que también pide un “cambio en la sensibilidad”, en este caso a los bancos, es Alejandro Zubeldia, gerente provincial en Granada de IDEA (Agencia de Innovación y Desarrollo en Andalucía). “El puño sigue cerrado”, lamenta, mientras solicita “arrojo y valentía para apoyar más a los emprendedores”.
En la formación de exitosas “start-ups” es imprescindible la materia prima, el talento de los trabajadores. Varios de los emprendedores que presentarán sus proyectos en “Alhambra Venture” provienen de la UGR. Zubeldia destaca que “solo en Granada hay más de 400 grupos de investigación en marcha. No somos conscientes de lo que tenemos, porque las universidades son las empresas más importantes de Andalucía”. En ello está de acuerdo Juan Francisco Delgado, aunque matiza que “todas deben plantearse un sistema más innovador. Salen muchos ingenieros de las facultades pero les falta orientación para el mercado. En Silicon Valley, los desarrolladores son tratados como futbolistas estrella y hay 200.000 jóvenes con titulación universitaria llegados desde el extranjero para trabajar”.
Medidas
¿Qué se está haciendo actualmente para que el talento andaluz no se evapore? Zubeldia destaca que desde IDEA “ofrecemos entre 20 y 22 productos financieros para sustituir la falta de capital privado que ocurre hoy en día y prestamos entre 25 y 30 servicios tecnológicos punteros para llevar a cabo las ideas que se proponen los empresarios andaluces”.
Desde Andalucía Emprende destacan, por su parte, que “ponemos a disposición de los emprendedores una red potente de centros de apoyo para estar cerca de ellos. Nos suelen pedir orientación para definir sus proyectos porque muchas veces desconocen el proceso de cómo montar una empresa, así que nuestros asesores ejercen de “coaches” o entrenadores que les ayudan a formular su negocio”. En esta fundación también remarcan que “ofrecemos alojamiento gratuito para las empresas que lo necesiten y así ahorrar gastos”, al tiempo que se muestran satisfechos de poder decir que “la supervivencia de las empresas que trabajan con nosotros es un 12% mayor que el resto”.
En cuanto a las medidas a llevar a cabo, Juan Francisco Delgado opina que “debemos trabajar en crear una aceleradora de empresas para que éstas realmente crezcan y no se queden en un simple vivero, y en desarrollar un sistema de mentorización con el apoyo de personas con experiencia que puedan estar a disposición de los emprendedores”. Para ello, echa la mirada a Silicon Valley, donde quiere “establecer conexiones desde Andalucía para generar una comunidad de inversores y que así nuestra región pueda competir con el sistema de start-ups innovadoras que ya hay en Israel o Canadá”.
Un primer paso en el “salto al exterior” de las empresas andaluzas puede ser “Alhambra Venture”, del que Zubeldia cree que “debe servir como acicate y revulsivo para demostrarnos que somos capaces de ideas brillantes y que debemos ser conscientes de que tenemos que invertir dinero en ellas. ¿Por qué no utilizar aquí el modelo de las rondas de financiación?”. Al respecto, Delgado considera que “este evento debe contribuir a avanzar en una tarea de fondo como es la de desarrollar un buen ecosistema para los emprendedores. Nos jugamos el futuro de las siguientes generaciones”.