Ya que los cinco minutos para cada uno de los veinte proyectos pueden parecer escasos para conocer en profundidad a cada compañía, en Alhambra Venture se ha habilitado una sala junto a la de exposiciones para networking, de manera que se facilite el contacto, el intercambio y las oportunidades de negocio entre los asistentes al evento. En esa zona, cada empresa dispone de un ‘stand’ donde mostrar sus bondades y en las que algunas permiten experimentar de primera mano a qué se dedican. Así, por ejemplo, se puede comprobar el efecto de los cosméticos que patentan algunas de las firmas, experimentar la moderna tecnología de realidad aumentada que ofrecen, paladear los crujientes aperitivos que preparan, ver en directo los modernos y sorprendentes dispositivos que han creado…

Pero no solo eso. Los patrocinadores del evento también han colocado puestos en los que interactuar con los asistentes y los emprendedores, inversores y público en general. Una forma de contribuir a que Alhambra Venture sea un verdadero foro del que surjan nuevas conexiones y oportunidades que