Actisa, una de las empresas que han participado en la primera edición de Alhambra Venture, acaba de presentar su software TADIL pionero para el diseño del trazado de carreteras y autovías desarrollado en colaboración con la Universidad de Málaga que es capaz de realizar el diseño de una carretera o una autovía en apenas tres horas, una tarea que hasta ahora suponía un año de trabajo. Todo gracias a la Inteligencia Artificial.

Los estudios informativos son una de las fases más «tediosas» en el diseño de una carretera o autovía. Los técnicos tienen que ir considerando las variables del Sistema de Información Geográfica (GIS) con los distintos trazados hasta dar con el recorrido óptimo. Cualquier dato cuenta: desde la climatología hasta la geotecnia del terreno y los costes.

Gracias a este programa, se simplifica el trabajo del diseño del trazado de una carretera. El técnico sólo tiene que definir las variables del territorio (el SIG) y las características de la infraestructura. TADIL ofrecerá automáticamente las alternativas para esa infraestructura, obteniendo la definición del eje en planta y perfil, las secciones transversales con su medición, la planta de movimiento de tierras, expropiaciones, el balance de tierras, el presupuesto, la rentabilidad y la valoración respecto a otras opciones.

El programa es capaz de realizar tanto el estudio previo como el informativo de las carreteras o autovías. Mientras que el primero es una forma «rápida» de comprobar la posibilidad de encajar trazados, el segundo «exige el conocimiento del terreno» para obtener soluciones «de mayor rigor». Por eso, además de la cartografía, este informe también incluye el GIS y los precios.

Según Salvador Mansilla, Director Técnico de Actisa, el software no pretende sustituir el trabajo del ingeniero, sino servirle de «herramienta» y reducir costes en un ámbito donde los estudios previos informativos resultan «muy caros».

Durante el último año y medio, Actisa ha sometido el software a todo tipo de pruebas, comparándolo con estudios informativos de la Administración.

Tadil está orientado a las administraciones públicas con el objetivo de agilizar un proceso «algo tedioso» y optimizar el diseño de las infraestructuras. El programa está especialmente indicado para países en desarrollo donde urge la necesidad de avanzar en la construcción de sus carreteras.