La fidelización de los clientes, la mejora de su imagen o el incremento de las ventas son sólo algunas de las numerosas ventajas que ofrecen las aplicaciones móviles a las empresas.

No obstante, el costo de su desarrollo, sumado al excesivo tiempo de producción y al desconocimiento sobre las mismas, hacen que menos del 2% de pymes, micropymes, agencias de comunicación y marketing digital dispongan de una.

Según la compañía de investigación de marketing en Internet, Comscore, el tiempo de consumo en dispositivos móviles se sitúa en un 60%, superando al de escritorio. Otro estudio reciente muestra que ese tiempo se reparte en un 86% en el uso de apps y en un 14% en navegadores móviles, lo que sitúa al sector de aplicaciones en el mejor escenario posible. Es por eso que el mercado protagoniza una dura batalla por ser parte de las ‘TOP apps’, generar ingresos por grandes producciones que usan millones de usuarios o desarrollar costosas aplicaciones para las grandes corporaciones.

Llegados a este punto, Bluumi representa la democratización del mercado de aplicaciones móviles corporativas ya que hace realidad que cualquier negocio o comunicación puede disponer de su propia ‘app’, incluso para un público reducido o un tiempo limitado. Para conseguir este objetivo, la tecnología de Bluumi permite crear ‘apps’ nativas en minutos, a muy bajo coste y sin tener que programar. Permiten así que estas puedan ser accesibles al tejido empresarial que quiera aprovechar esta gran oportunidad para incrementar su productividad, bajar costos de desarrollo y potenciar su portafolio de soluciones en un entorno 100% móvil. Además, la plataforma crea aplicaciones compatibles tanto para iOS como para Android y cuenta con más de 140 opciones de diseño.

La empresa sevillana -que cerró el 2013 como la compañía con mayor número de aplicaciones desarrolladas en Europa- se encuentra actualmente en plena expansión y ya cuenta con filiales en países como México, Arabia Saudí, Portugal, Panamá e India.
Equipo de desarrolladores

Bluumi está formada por un equipo de excepcionales desarrolladores con años de experiencia. El grupo se ha conectado a socios con un rol activo en el sector de las telecomunicaciones (YoMobil) y empresas emergentes de alta innovación tecnológica como WPS -dedicada a la gestión de información y medios de pago para la industria hotelera mundial y adquirida por Onyx Payments- e Indisys -líder en procesamiento natural del lenguaje y vendida a Intel en 2014-.

La compañía, además de proporcionar la tecnología para que terceros puedan crear ‘apps’ para particulares y empresas, ofrece servicios de consultoría enfocados desde su método de ‘Neuromarketing-Mobile’, sistema a través del cual se consigue el mayor beneficio en todos los niveles de uso de la aplicación, es decir, para la empresa, el empleado y el cliente.

Desde la Fundación Vicente Ferrer, pasando por Susana Díaz, Pastora Soler o la marca de Vicky Martín Berrocal, Bluumi cuenta ya con un catálogo en el que tienen lugar aplicaciones para todo tipo de empresas. Entre sus novedades podemos encontrar una ‘app’ diseñada especialmente para planificar bodas y otra enfocada a ganaderías.

La finalidad de la compañía es establecerse como el estándar de referencia y ser considerada la mejor herramienta para el desarrollo de este tipo de aplicaciones, que no requieren escribir ni una sola línea de código.

Según la guía de mercado para herramientas de creación rápida de aplicaciones móviles que publicó Gartner el pasado año, «para el 2017 los ciclos de desarrollo serán menores de dos meses y en 2018 serán creadas por los propios analistas de negocio sin necesidad de codificar una línea».

Realidades en 2015

Sin embargo, Bluumi lo hace realidad en el año 2015. Y gracias a su plataforma, el proceso de desarrollo se ha reducido al máximo, multiplicando la productividad y la sencillez de uso hasta situar sus resultados en tiempos de producción completamente diferenciales en el segmento de aplicaciones móviles nativas.

Según la referencia de tiempos en base a productos definidos por la plataforma, la creación de una ‘app’ para pequeñas y medianas empresas requiere un tiempo total de 58 minutos, frente a los 127 minutos de las destinadas al comercio electrónico.

Tras un periodo de desarrollo y una gran inversión en I+D, siguen haciendo evolucionar su tecnología para acelerar la creación de aplicaciones para iOS y Android, y además con múltiples funcionalidades nuevas.

Además, hay que tener en cuenta que su desarrollo 100% nativo es un valor diferencial clave.