A menudo, los amantes del cine, no encuentran en las carteleras de la gran pantalla películas que sacien su sed de producciones con personalidad y rasgos propios, que no se ciñan únicamente por lo visual ni lo comercial. En definitiva, títulos que sepan emitir un mensaje que vaya más allá de los que ya tenemos tan machacados.
Para ellos, para los que valoren la diversidad en la cartelera de su ciudad y para las personas que deseen volver a ver en el cine su película favorita o aquella que se quedaron con las ganas de ver, la empresa Cocodrila Entertainment ha diseñado Youfeelm: un nuevo sistema de distribución cinematográfica que funciona como plataforma de cine a la carta y bajo demanda en salas.
Mientras que la democracia se define como el predominio del pueblo en el gobierno de un estado, los fundadores del proyecto acuñan el término ‘cinecracia’ al sentido más profundo de Youfeelm. Y es que, con este innovador servicio, los espectadores pasan a ser los principales protagonistas.
Al igual que cualquier otro servicio chárter, este proyecto se vale de técnicas de micromecenazgo o preventa de entradas, en los que no se contrata ni la sala ni los derechos de exhibición hasta que no se cuente con un número suficiente de espectadores que haga rentable la presentación. Por otra parte, los usuarios tampoco cobran la entrada hasta que la proyección esté confirmada. Por lo tanto, se presenta como un servicio exento de riesgo.
Por todas estas características, Youfeelm ofrece un servicio en el que los propios espectadores son quienes deciden qué quieren ver, proponiendo la proyección de un título del amplio catálogo de películas de la compañía o apuntándose y apoyando una proyección ya programada. No obstante, si no encuentran en el catálogo el título que buscan, siempre pueden proponerlo.
Pero no sólo pueden elegir qué ver, sino también en qué sala desean hacerlo, qué día y a qué hora y, por si esto fuese poco, los usuarios también tendrán la capacidad de decidir qué extras añadidos quieren incorporar a su sesión. Extras abiertos a cualquier sugerencia, que pueden ir desde un catering a un concierto de la banda sonora de la película en cuestión.
Con cada una de estas peculiaridades que dan al usuario la posibilidad de personalizar las proyecciones cinematográficas, la compañía se acerca al concepto de cine VIP. En el que la proyección de una película vuelve a convertirse en un acto social cargado de valor añadido respecto a los pases normales de cine comercial, alimentando así el sentimiento de pertenencia a una comunidad constituida por cinéfilos y autoidentificando a sus clientes.
Con dicho servicio, miles de espectadores dejarán de quedar privados de disfrutar cine más independiente, de autor, o clásicos, en sus salas de cine habituales, debido a que la película no se estrenaba en su ciudad o ni siquiera se estrenaba. Este nicho cinéfilo, al que por ser poco rentable no se le ha tenido en consideración, cobra un importante protagonismo con Youfeelm. Ya que gracias a las nuevas tecnologías de la información, resulta muy fácil y económico dar con ellos, reunirles y cubrir su necesidad de disfrutar de un cine diferente.
Sin embargo, no sólo ellos resultan beneficiados, también lo hacen creadores y cineastas independientes que no podían disfrutar de la posibilidad de ser vistos y remunerados por su trabajo.
Por último, con este sistema las salas de cine pueden sacar más provecho y rentabilidad de las franjas horarias de baja ocupación. Por lo que todas las partes de la cadena de valor de la distribución cinematográfica se benefician de las innumerables ventajas de Youfeelm.
Al alcance de todos
Cualquier persona, entidad, asociación, colectivo u organización puede ser usuario o cliente de youfeelm. Desde el que crea un evento para ver una película o se une a uno ya organizado, hasta el que desea personalizar la proyección, promoverla por las redes sociales, o hacerla privada. Youfeelm está preparada para atender las necesidades del público en general así como de colectivos con necesidades específicas. Por ejemplo, la organización de un evento adaptado a personas con problemas de accesibilidad, o incluso sesiones infantiles, eventos misteriosos, y un largo etcétera. Las posibilidades son tan inmensas como tipos de películas existen.
Con apenas dos meses operativos, el proyecto cuaja rápido y bien. Ofreciendo sus servicios en más de 20 provincias españolas, la empresa sevillana tiene el principal objetivo de consolidar la plataforma a nivel nacional, para lo que consideran indispensable seguir promocionando su servicio y darse a conocer.
Los fundadores del proyecto son conscientes de que esto sólo acaba de empezar, pero llenos de ilusión y dedicación a su proyecto, confían en que poco a poco la gente sea consciente del gran poder que le otorgan las nuevas tecnologías. El poder de decidir qué es lo que quieren ver, dónde y cuándo.

Etiquetas: