Los inversores son uno de los pilares sobre los que se cimienta Alhambra Venture y permite a las empresas poner sobre el papel sus ideas

Los inversores son uno de los pilares sobre los que se cimienta Alhambra Venture. La mitad de la naranja que permite a las empresas poner sobre el papel sus ideas y transformar lo que es un concepto en una realidad real. La cita para quienes cuentan con capacidad de invertir sirve también para acercarse a otros grupos del mismo perfil con los que puede interesar caminar juntos en torno a un mismo proyecto. Faraday, SAAG, U-tad, Endeavour, Telefónica, B-Able son ejemplos de estas fundaciones y entidades de inversión que se presentan a Alhambra Venture. Valentín Fernández, director global y de desarrollo corporativo y alianzas de Telefónica Open Future, espera seguir conociendo «el ecosistema empresarial andaluz un poco mejor» en la cita, una buena oportunidad para «conocer los procesos de innovación y el talento para trabajar de forma conjunta». Fernández es consciente de que no se puede dar la espalda al talento y plantea conocer como han evolucionado las fórmulas de innovación «y si hay una compañía que encaje con nosotros, conocerla y quizá en un futuro poder trabajar de forma conjunta». Su empresa es responsable de El Cubo, de Sevilla, el primer centro de crowdworking, una zona de trabajo cooperativo que se basa en las tecnologías de las información y la comunicación y permite a los usuarios formar amplios equipos de trabajo a través de la red. «Esta iniciativa engloba diversas propuestas en favor del emprendimiento. Se les da apoyo, contactos y formación adicional. Hay muchas formas de ayudar a las empresas y queremos seguir apostando por este modelo», explica.
Gonzalo Tradecete, director de Faraday, llega a Alhambra Venture con el deseo de encontrar «muchas oportunidades de inversión», una cita en la que espera tener la oportunidad de charlar con otros inversores con los que mantener contactos en un futuro. Entiende que los recursos económicos y los proyectos deben ser uno y cree que Alhambra Venture permite esto al ser «muy bueno» el nivel de los proyectos presentados. Tradecete considera que es necesario saber «qué tipo de contactos vamos a encontrar».
Adrián García-Aranyos es el director general de la fundación Endeavour. Acude a la cita con la experiencia de haber encontrado el pasado año «proyectos muy interesantes». Le interesa analizar la continuidad de los trabajos que salieron de la edición del pasado año y «ver cómo han evolucionado». García-Aranyos cree que en Alhambra Venture se pueden encontrar empresas que no se ven en otros eventos y destaca el marcado carácter andaluz de este foro de emprendimiento: «Pensamos que es una buena oportunidad para estas empresas. Son igual de increíbles que las que pueden salir de Madrid o Barcelona, pero estas últimas acaban teniendo una mayor visibilidad». Su sociedad llega a Alhambra Venture sin saber qué proyectos se encontrarán y abiertos a escuchar.
José María Pina, socio SAAG, tiene tres objetivos en Alhambra Venture. Quiere conocer el sistema emprendedor que se está gestando en Andalucía. «Es un punto de encuentro muy valioso, que permite conocer a las empresas de la región que en muchas ocasiones no tienen visibilidad», detalla. En paralelo, este evento le genera «confianza» al tener la certeza que el perfil de proyectos que se van a encontrar los grupos inversores está en la línea de lo que ellos demandan. Y también permite «conocer inversores relevantes, que pretenden conseguir sinergías que puede dinamizar el mercado». Este tipo de encuentros sirven a Pina para estudiar a las nuevas empresas y conocerlas en una intensa jornada de trabajo. «Si no estuviera Alhambra Venture solo conocerías el 25% de las empresas que participan. Estas relaciones te llevarían muchísimo tiempo y en un mismo espacio tienes esos agentes predispuestos a conversar contigo», analiza. Esto es lo que permite, según el socio de SAAG, no ir con una idea predefinida de lo que se puede encontrar en la cita y acudir con el ánimo de querer saber más: «La interlocución con los emprendedores te hace que te interese un proyecto que antes no habías visto su potencial».
Rafael Ramino, director general U-tad e inversor del IESE, tiene claro qué pretende conocer en la segunda edición de Alhambra Venture: «Tengo intención de saber cómo han evolucionado los proyectos que se presentaron el año pasado y que siguen en desarrollo». Ramiro entiende que este tipo de citas deben especializarse para captar el talento de forma concreta: «No vale con presentar proyectos porque estas citas se pueden convertir en un circo. Lo importante es que los proyectos que vienen tengan la capacidad de convertirse en una realidad. La especialización de los foros es importante». Desde su sociedad apuestan por apartarse de parcelas económicas manidas como la social o el ‘marketplace’ y cree que en el próximo año serán importantes dos sectores: la realidad virtual y la ciberseguridad empresarial y personal: «Estamos convencidos de que ambas parcelas cuentan con la capacidad suficiente como para atraer a personal de varios sectores. Entendemos que son la línea a seguir».

Etiquetas: