Actualmente, el sector de carreteras en España pasa por una serie de actuaciones encaminadas a su conservación de carácter preventivo, es decir, acciones que no van dirigidas a reparar los daños producidos sino a evitar que lleguen a producirse y, de esta manera, conseguir carreteras más óptimas y cómodas para la circulación del usuario. Con el principal objetivo de conseguir unas carreteras más limpias, seguras y sostenibles en Europa, la empresa Garbionda Mantenimiento Sostenible ha desarrollado una solución totalmente innovadora que se fundamenta en implantar, dentro del sector de conservación de carreteras, un verdadero servicio de mantenimiento de los catadióptricos y las biondas, elementos comúnmente denominados ‘quitamiedos’ y ‘captafaros’.

Garbionda Mantenimiento Sostenible es una empresa malagueña constituida en 2014 e integrada por un equipo multidisciplinar cuyas acciones están encaminadas al desarrollo e implantación de este novedoso proyecto que aporta múltiples beneficios de interés general tanto a las administraciones públicas, empresas de conservación, como a los usuarios generales de las vías.

Apuesta I+D+I

La empresa malagueña apuesta fuertemente por la I+D+I, que le ha permitido diseñar, desarrollar y patentar un sistema para el mantenimiento de estas infraestructuras, generando una mayor seguridad vial, el ahorro económico, una mayor sostenibilidad y la creación de empleo estable y de calidad. Prueba de ello, son los múltiples galardones y reconocimientos que la empresa ha conseguido a lo largo de su existencia, pudiendo destacar el Primer Premio Andalucía Emprende en 2014, premio a la mejor empresa en I+D+I en los Premios Andalucía Excelente 2015, o el reciente galardón como mejor empresa en I+D+I a nivel Nacional en los Premios Excelente. Todos estos, junto a otros reconocimientos, avalan su trayectoria competitiva como empresa, capaz de aportar al mercado una novedad que ha sido demostrada al haber obtenido una Patente Nacional sobre el sistema limpiador diseñado.

Momento de emprender

Óscar Pereira, CEO y creador de la empresa, cuenta con una dilatada experiencia en el sector de las carreteras como Gestor de Equipos y trabajos de sustitución de biondas. En este contexto, y mientras prestaba sus servicios a una empresa dedicada a la conservación de carreteras, se gestó la idea. Como parte de su rutina, Óscar se encontraba retirando junto a sus compañeros toneladas de biondas, advirtiendo que la mayoría de éstas se encontraban perfectamente, aunque muy mal conservadas. En ese instante, surge la inspiración y, mente inquieta la suya, se empieza a preguntar si no es posible hallar otra forma de conservarlas cuidadas y limpias, sin tener que cambiarlas y aprovechando las estructuras ya instaladas. De repente se percata de que la respuesta y solución estaba delante suya en todo momento, ¡sólo tenía que limpiarlas! Esa misma noche, mientras Óscar seguía trabajando, algo bullía fervientemente en su interior, había encontrado la solución a un problema y no iba a parar hasta conseguirlo.

Finalizaba la dura jornada de trabajo a las seis de la mañana, sin embargo, Óscar no llegó cansado a casa como de costumbre, ese día llegó altamente ilusionado por la idea que había tenido y por las grandes oportunidades de negocio que ello podía suponer. Sin ser consciente de ello, había comenzado para él una carrera de fondo, quizá la carrera de fondo más dura de su vida: había llegado el momento de emprender.

A partir de este momento, Óscar entra de lleno en este proyecto emprendedor junto con un grupo de profesionales especializados en cada área empresarial, que ha sabido detectar y poner solución a una necesidad que afecta a todos los ciudadanos en calidad de usuarios de las vías. Este proyecto está dirigido al mercado de la conservación y seguridad vial dentro del sector de carreteras, y principalmente a los departamentos de Fomento de las administraciones públicas que son las entidades gestoras del mantenimiento, a la vez que su cliente final. Además, ofrece un valor añadido y una mayor competitividad a las actuales empresas de conservación de carreteras que implanten este modelo de negocio.

Proyección futura

Actualmente, Garbionda prevé una primera proyección a nivel andaluz, para posteriormente alcanzar toda la geografía nacional en los cinco primeros años de vida de la empresa. Conquistado el territorio español, y de forma paralela, proponen ampliar sus fronteras realizando un estudio de mercado Europeo para diseñar un plan de internacionalización. Además, la empresa se marca como objetivo introducirse en tres estados miembros de la Unión Europea, para lo que se planificará una estrategia clara de márketing.