Bajo el lema ‘la tecnología no solo ha de ser revolucionaria, ha de ser social y asequible’, la empresa gaditana diseña equipos electrónicos que aportan valor a la sociedad y a las empresas

Escrito por RAQUEL F. VALDIVIA

Manuel García Pacheco, CEO de ‘Weendee Technology’, lleva más de una década relacionado con el mundo de los Sistemas Aéreos no Tripulados (UAVS). En el año 2014, Pacheco, que lleva años apostando por empresas de uso intensivo del conocimiento, ve la idoneidad de poner en valor un nuevo modelo de negocio creando drones, inicialmente de uso de interiores a fin de cubrir un nicho de mercado inexistente hasta entonces. Un año después la compañía ‘Weendee’ ya era toda una realidad. Consciente de las limitaciones legales para el vuelo en exteriores y en espacios urbanos, los equipos autónomos que desarrolla la compañía van más allá del uso recreativo y de ocio que tan común se ha convertido. Weendee desarrolla y produce equipos que aportan valor a la sociedad y a las empresas ofreciendo un sinfín de valores y mediciones.

El día a día de ‘Weendee’ orbita en torno a la fabricación y venta de vehículos aéreos no tripulados (UAV, Unmanned Aircraft Vehicle) de navegación en espacios interiores y cerrados, así como otros para su uso en exteriores. La oportunidad y configuración del negocio redunda en la utilización de un producto tecnológico, innovador, inédito en el mercado, destinado a la mejora del rendimiento en base a mediciones y valoraciones en plantas industriales, invernaderos y otros emplazamientos como granjas.

El valor añadido de esta compañía pasa por tener un control absoluto de cuanto hacen, sus productos son herederos al 100% del conocimiento del experimentado equipo humano de esta compañía, ya que tanto la ingeniería como el firmware y el software embebido salen desde la planta que la compañía tiene en El Puerto de Santa María, Cádiz. Después de varios meses de fuerte apuesta por encontrar un nicho de mercado, de hacer valer su tecnología, y no en vano, la empresa ya comercializa sus productos.

Tras un intenso proyecto de I+D +I, que llevó a la empresa a estar algo menos de 18 meses en invernaderos almerienses validando la tecnología, el pasado año comenzaron la comercializan de sus equipos electrónicos y sus aparatos autónomos. A lo largo de esta fase de arranque, han sido muchos también los estímulos positivos recibidos; desde este proyecto destacan el reconocimiento otorgado a su empresa en la pasada edición de ‘Info Agro Exhibition’, feria referente del sector de la agricultura intensiva y de los invernaderos en la que ‘Weendee’ fue premiada por su apuesta por la innovación en general, y por su novedosos drones en particular.

El crecimiento en estos meses fue decisivo para la compañía, como prescriptores eligieron a invernaderos y agricultores con un conocimiento brutal del negocio, así como a Centros Tecnológicos tales como Tecnova en Almería o el Centro de Investigación de CSIC en Málaga.

Tras sucesivas mejoras y modificaciones llegaron a ‘di261 MAX’, un dron expresamente diseñado para medición de variables ambientales y control de gases en espacios cerrados de gran tamaño. Este aparato autónomo, de poco peso y fácil de pilotar, es capaz de tomar mediciones en cualquier punto del entorno, dando la posibilidad de realizar un mapeo de las condiciones ambientales en espacios de gran superficie y altura. Con este sensor, los clientes obtienen una ventaja respecto al uso de sensores fijos, concretamente la posibilidad de tomar mediciones prácticamente en cualquier punto del entorno en el que se mueve, con lo que la posibilidad de obtención de datos será mayor que con el uso de sensores fijos o manuales.

Un mapeo completo

Otra de sus ventajas es la posibilidad de realizar un mapeo completo de las condiciones ambientales en espacios de gran superficie y altura sin la necesidad instalar un elevado número de sensores fijos que abarquen dicho volumen; o tener que desplazarse hasta el punto de medición si utilizamos un sensor manual.

Junto a este dron también destaca el modelo ‘d2i2’, destinado a aprender y adquirir conocimientos en el ámbito de los UAS. El ‘d2i2’ es un dispositivo para disfrutar aprendiendo y practicando operaciones de vuelo con drones, a la vez que permite interactuar con su firmware y electrónica de control abiertos. Este modelo tiene disponibles una gran variedad de sensores para conectar con su electrónica de control.

En estos momentos la empresa también comercializa otros equipos electrónicos. ‘Decosystema’ es un sensor portátil e inalámbrico que conjuga la electrónica convencional con las últimas tecnologías de comunicación, la fabricación de estructuras mediante impresión 3D y monitorización por software. Está diseñado para medición de variables ambientales y control de gases en espacios cerrados. A diferencia de otros instrumentos de medida, ‘Decosystema’ puede configurarse y monitorizarse desde un ordenador sin necesidad de conectarlo por cable. A través de un entorno web, la herramienta de software conecta y se alimenta de datos desde su base, pudiendo albergar millones de registros y posibilitando, a partir de éstos, futuros estudios y ayuda a la toma de decisiones.

Uno de sus últimos productos es ‘Wine Level Sensor’, un medidor de volumen inalámbrico que permite realizar un aspillado electrónico de botas de vino combinando una electrónica sencilla y moderna, comunicaciones inalámbricas y monitorización por software. La aplicación de este producto permite monitorizar las medidas de cada dispositivo en tiempo real. El concentrador de dato de Wine Level Sensor puede recibir datos de hasta 1.000 dispositivos a la vez y enviarlos mediante GPRS a una aplicación en internet, con lo que está suponiendo una revolución en el mercado de la vitivinicultura y otros sectores.