El proyecto, desarrollado por la empresa ‘Expanhouse’, reduce en un 50% el consumo de agua y fertilizantes

Escrito por RAQUEL F. VALDIVIA

El problema de déficit hídrico que se da en zonas como Almería, y cada vez más a nivel global, motivó a la compañía huercalense ‘Expanhouse’ a diseñar y desarrollar una solución; Un sistema de riego que permite ahorrar un 50% de agua y fertilizante respecto a los riegos por goteo tradicionales.

El proyecto surgió al investigar posibles soluciones para mejorar el riego actual de las explotaciones agrícolas, momento en el que los fundadores de Expanhouse dan con un sistema antiguo de riego que utilizaba vasijas de barro cocido enterradas en el suelo junto a las plantas. El primer registro escrito que menciona este sistema de riego data del siglo II a.C en un tratado chino de agricultura.

Tras estudiar las opciones, descubrieron que este sistema todavía se usaba en algunas regiones muy áridas del mundo como Pakistán, India, Irán y también en regiones tropicales que sufren alternancia de estaciones de lluvias y estaciones secas como Centroamérica o Sri-Lanka. Profundizaron en la investigación encontraron estudios de diversas universidades de todo el mundo, en los que se destacaba la increíble eficiencia en el uso del agua del sistema, pero también recalcaban los defectos que este éste tenía: fragilidad de las vasijas, método de fabricación caro y artesanal, forma y tamaño poco adecuados.

Hace un par de años, cuando el equipo de Expanhouse consigue eliminar todos los inconvenientes del sistema y adaptarlo a las necesidades de cultivo actuales, deciden comercializarlo bajo la marca ‘PermeaPod’.

PermeaPod es un sistema de riego patentado que se basa en pequeños depósitos de material poroso cerámico enterrados junto a las raíces que liberan el agua según la necesidad de la planta. La única abertura del sistema está en la parte superior y es allí donde se encaja un cono plástico a modo de embudo, a través de este cono se puede llenar de agua el bloque tanto de forma manual como conectado a un sistema de riego existente.

El bloque se llena de agua y se entierra junto a las plantas. Mediante capilaridad, las raíces extraen agua del depósito a través de las paredes ya que éstas son porosas.

El ahorro de agua se consigue al eliminar completamente las pérdidas por evaporación y las perdidas por infiltración en el suelo, es decir, con este sistema el 100% del agua va a parar a la planta.

El sistema de riego ‘PermeaPod’ reduce el agua necesaria en un cultivo intensivo en más de un 50% comparado con el riego por goteo, aunque en el caso de suelos arenosos y en climas cálidos el ahorro llega hasta un 69%.

De la misma manera se reduce el uso de fertilizantes en un 50% ya que no hay apenas pérdidas, esto también ayuda a que los acuíferos no se contaminen por las infiltraciones de agua de riego. Al no empapar la superficie del suelo, se evitan la proliferación de plagas y malas hierbas, reduciendo el uso de fitosanitarios. También se consiguen ahorros de electricidad al tener que bombear menos agua y no necesitar grupo de presión. El suelo no se compacta con el exceso de agua y las raíces pueden respirar.

Debido a que las plantas utilizan en cada momento el agua que necesita, en ningún momento estas sufre estrés hídrico, ni por exceso ni por defecto, es por esto que la calidad de la producción en general aumenta.

Reconocido por la UNESCO

El cambio climático va a convertir el agua en un bien más escaso y más caro, y por otro lado el aumento de la población mundial va a hacer que para el año 2050 seamos más de 9.000 millones de personas en el planeta.

Se calcula que va a ser necesario incrementar la producción de alimentos en un 50% respecto a los niveles actuales, y habrá que hacerlo con mucha menos agua que la que tenemos ahora. En definitiva, habrá que producir más alimentos con menos agua. Justo en unas circunstancias como estas es donde un sistema como PermeaPod puede demostrar todas sus ventajas.

Los reconocimientos que este proyecto ha conseguido en pocos meses son un fiel reflejo del éxito y beneficios de este sistema. El proyecto PermeaPod se alzó con el premio internacional en la categoría de ‘Nuevos materiales y Fabricación’ de la iniciativa ‘Bringing tech&science closer to people’, que es auspiciada por la Unesco y otros 70 patrocinadores internacionales como Canal+, National Geographic o TechHub . Este premio aportó a la joven empresa a esta joven empresa una promoción adicional, además de ofrecerle la oportunidad de presentar el proyecto ante inversores de todo el mundo. Asimismo, participaron en Pioneers 2017 en Viena, uno de los mayores eventos de innovación y emprendimiento de Europa.

Aparte de la selección para participar en Alhambra Venture, la compañía declara estar recibiendo invitaciones para participar en múltiples aceleradoras y eventos, algunas de ellas promovidas por grandes corporaciones y gigantes de la distribución.

Aunque ya han desarrollado variantes de este sistema para cultivo intensivo en invernaderos, huertos urbanos y jardineras, macetones y contenedores, aún no han podido sacarlo al mercado por falta de contar con una fabricación a escala que les permita conseguir los precios que puedan resultarles atractivos.

En Expanhouse han desarrollado una forma de fabricar su producto aprovechando fábricas de ladrillo hueco, simplemente añadiendo un paso más en la fabricación. Esto les permitirá que fábricas de ladrillos con sobre-producción, o que tengan que parar su actividad durante varios meses al año, puedan mantener su producción y el empleo asociado.

El sistema PermeaPod aporta importantes ahorros para los agricultores, además de permitirles mejorar su competitividad. Además, la menor utilización necesaria de agua puede permitir que zonas que ahora no se utilizan por falta de agua, puedan ser habilitadas para su cultivo.