Será el jurado más riguroso que se puedan encontrar. Valorarán la calidad de las presentaciones, la confianza en la forma de hablar de sus representantes pero, sobre todo, analizarán hasta el más mínimo detalle de sus empresas. El motivo está más que justificado: no querrán invertir su dinero en una compañía que les suscite dudas.