Todo el mundo ha oído hablar de la genómica como herramienta de estudio para intentar entender y tratar mejor todo tipo de enfermedades; pero, al fin y al cabo, lo que realizan las células con el material genético es producir proteínas, las cuales realizan funciones vitales sobre el organismo, y por tanto, normalmente, son las causantes de enfermedades o problemas de salud.

Clover Biosoft surge de la larga experiencia y del trabajo de sus socios fundadores en el campo de la bioinformática aplicada a la espectrometría de masas. La espectrometría de masas es el método estándar para estudiar el conjunto de proteínas de un organismo, y por ello, durante los últimos años, ha sufrido una gran revolución, mejorando cada vez más los instrumentos y ampliando sus aplicaciones. Pero al llegar estos aparatos a un público mayor, no necesariamente expertos en la tecnología, se hace cada vez más imprescindible que haya una revolución paralela en el software que acompaña a estos instrumentos. Un software que cada vez debe de ser más fácil de usar, más inteligente, capaz de abarcar problemas más complejos y capaz de tratar con datos cada vez más masivos.

Los socios fundadores de Clover Biosoft son doctores en Ingeniería Informática y Física-Química. El equipo está formado por varios desarrolladores e investigadores ingenieros y químicos, la mitad de ellos doctores. También cuentan con un consejo asesor científico donde hay un médico de Londres, el Dr. Emmanuel Wey del Royal Free Hospital, y un investigador austríaco, el Dr. Gerald Stubiger. En la compañía son expertos en tecnología, inteligencia artificial y desarrollo de software. Aplican este conocimiento para desarrollar soluciones orientadas al diagnóstico clínico de enfermedades de gran impacto mundial.

A través de Alhambra Venture 2018, que se celebrará los días 10 y 11 de julio, Clover Biosoft busca financiar su sistema de identificación rápida de la cepa bacteriana causante de una infección, utilizando inteligencia artificial sobre datos de un tipo de espectrometría de masas llamado MALDI-TOF.
Las bacterias patógenas son a menudo responsables de epidemias por contagio intrahospitalario. El tiempo de reacción para identificar la cepa causante de estas infecciones es crucial para limitar al máximo sus efectos. Asimismo, la esperanza de curación de enfermedades bacterianas como la sepsis o la meningitis mejoran enormemente si la cepa causante se detecta en una fase temprana. Identificarla correctamente también ayuda a aplicar el antibiótico más apropiado, luchando así contra el crecimiento de resistencias.

Los hospitales ya usan la tecnología MALDI-TOF MS, apoyada por bases de datos de referencias bacterianas, para identificar la familia a la que pertenecen las bacterias extraídas de una muestra. Esta tecnología es muy rápida, no tardando más de dos minutos por identificación. Sin embargo, está limitada a detección de familias generales. Aún no son capaces de detectar cepas concretas.

Clover MS Strain Typing de Clover Biosoft es un software que procesa datos MALDI-TOF bacterianos para, gracias a algoritmos avanzados de inteligencia artificial, identificar la cepa particular causante de una infección. Un método rápido y eficaz, que no necesita construir una base de datos de referencias, lo que lo hace más fácilmente escalable.

La primera versión del software, llegará al mercado este año y ya tiene varias licencias en reserva, está dirigido al mercado investigador. Serán los expertos en microbiología, investigación clínica y disciplinas relacionadas, quienes se podrán beneficiar de las herramientas únicas para llevar a cabo investigaciones en el área.

En una fase posterior, junto a sus colaboradores hospitalarios, pretenden llevar a cabo los ensayos clínicos y las validaciones necesarias, para llevar el producto a los hospitales, y realizar la práctica clínica.