La necesidad del proyecto denominado Smartick  que potencia las habilidades matemáticas en niños, es según su fundador Daniel González de la Vega, que la educación recibida por estos no está adaptada a la sociedad actual, necesitando un cambio. Afirma que su proyecto ofrece una adaptación a cada alumno, personalizando así su aprendizaje.