El éxito de Google, el sueño de la democratización del emprendimiento

Emprender siempre ha sido una tarea épica, una auténtica heroicidad. Pero hoy esa gesta es algo más accesible gracias al avance de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), que han echado abajo barreras de todo tipo: geográficas, sociales, económicas, logísticas y, por supuesto, tecnológicas.
«La tecnología ha democratizado el derecho a innovar y ha igualado las oportunidades para todos los usuarios, independientemente de los lugares geográficos en los que se encuentren y de las capacidades económicas de las que dispongan», explica el responsable de políticas públicas y relaciones institucionales de Google en España y Portugal, el granadino Francisco Ruiz Antón. El directivo acudirá al evento Alhambra Venture el próximo 6 de julio para presentar la ponencia titulada ‘Google, cómo pasar de ser una start up a ser una gran empresa con la forma de trabajo de una start up’.
Google fue fundada hace sólo 18 años como un proyecto universitario de Larry Page y Serguéi Brin, para un postgrado en ciencias de la computación de la Universidad de Stanford. Pronto se convirtió en el motor de búsqueda por internet más popular de todo el mundo.
A partir de entonces, no dejó de crecer y de lanzar nuevos productos. Lo que empezó como un proyecto universitario es hoy un conglomerado de empresas de diversos sectores tecnológicos que agrupan a más de 55.000 empleados en todo el mundo.
Fiel a sus principios
«Google sigue fiel a sus principios de innovación y de crear productos y servicios que hagan más fácil la vida de las personas» subraya Ruiz Antón. «Continuar manteniendo ese objetivo es lo que permite que sigamos evolucionando en un entorno cada vez más competitivo y dinámico», recalca Ruiz Antón. Licenciado en Comunicación por la Universidad de Navarra, Ruiz Antón comenzó su trayectoria profesional como periodista en ABC y posteriormente en La Gaceta de los Negocios, para ser luego director general de la consultora Reti España. Se incorporó a Google en 2010.
Dinamismo y competitividad son las claves del emprendimiento. Constantemente surgen nuevas empresas. Sólo en España este año ya se han dado de alta 50.000 nuevas sociedades mercantiles. Obviamente, no todas esas sociedades están relacionadas con las nuevas tecnologías, ni se pueden calificar de start up.
Pero el dato basta para hacerse una idea de las complejidades que afrontan los emprendedores: hay muchas ideas de negocio magníficas en el mercado; el éxito de las start up no pasa tanto por el hallazgo de una idea extraordinariamente novedosa y singular, sino que la clave está en dar con el elemento diferenciador que conecte a esas start ups con el potencial público comprador y con un plan de negocio y un equipo sólido de gestión que las haga viables y capaces de generar los recursos suficientes para asegurar su sostenibilidad en el tiempo.
Campus
En todo caso, el emprendimiento es también una cuestión de ensayo y error, el verbo fracasar no tiene connotaciones negativas. Al contrario, es una prueba de experiencia que añadir al currículum. Precisamente, Google abrió hace ahora un año su campus de emprendedores en Madrid, el primero de la empresa tecnológica en el Sur de Europa, con talleres, ‘mentoring’ y con la vocación de ser un espacio de energía contagiosa y un lugar de punto de intercambio de proyectos e iniciativas innovadoras. El campus está abierto a todas las personas que quieran emprender, tengan ya un proyecto en marcha o no.
Google es un ejemplo excelente de lo lejos que pueden llegar los caminos del emprendimiento. La compañía se esfuerza constantemente en retener el mejor talento, buscan personas con un toque especial, una cuestión de actitud, que ellos mismos han bautizado como Googliness. Y es que el emprendimiento también es básicamente una cuestión de actitud.

Previous

Next

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X