La compañía confundada por Julián Fernández y Vicente González ya ha lanzado 13 satélites al espacio y aspira a convertirse en “el referente de conectividad IoT satelital a nivel global”

Julián Fernández lanzó su primer picosatélite al espacio cuando solo tenía 16 años. Ahora, apenas tres años después, son 13 los dispositivos que el emprendedor ha logrado poner en órbita. Todo ello junto a Vicente González, cofundador de FOSSA Systems, la startup que ambos representarán en la final de Alhambra Venture 2022. 

En febrero de 2020, Julián coincidió con Vicente González en Málaga. En ese momento, Vicente trabajaba en la división de Espacio en Everis. Tras conocerse y compartir su pasión por el espacio, decidieron fundar FOSSA Systems.

Según explican a IDEAL, su objetivo principal es ofrecer comunicaciones IoT en todo el mundo, incluso en zonas donde no hay cobertura móvil: “FOSSA Systems es una scaleup española que proporciona soluciones IoT económicas y seguras a empresas con activos en zonas remotas a través de conectividad satelital”. 

“Ofrecemos soluciones de conectividad competitivas a empresas y profesionales de sectores como agricultura, ganadería, energía, infraestructuras, comunicaciones o defensa y ciberseguridad. Nuestra conectividad IoT permite a las empresas monitorizar activos y controlar procesos, pudiendo tomar las mejores decisiones para optimizar sus resultados”, señalan los emprendedores.

El 80% del planeta no tiene conectividad a Internet

Actualmente, a pesar de que vivimos en un mundo cada vez más interconectado, aproximadamente el 80% del globo no tiene conectividad a internet debido a las limitaciones de las redes terrestres. En este sentido, la única solución disponible para conectar estos territorios es mediante conectividad satelital.

Hasta ahora, las soluciones tradicionales basadas ​​en el espacio fueron diseñadas para proporcionar Internet de banda ancha y alto rendimiento de datos, pero son excesivos para aplicaciones IoT que solo sirven para conocer la ubicación de activos o tener el control de temperatura de invernaderos. Además, estas soluciones se basan en grandes satélites, con una masa de lanzamiento típicamente por encima de 700 kg, lo que supone unos altos costes de desarrollo y lanzamiento y, en consecuencia, un alto coste del servicio de conectividad, siendo así inaccesibles para la mayoría de las PYMES o incluso grandes empresas que necesitan monitorizar sus activos en áreas remotas. 

Así es como FOSSA aparece como “el aliado perfecto”, proporcionando servicios a las empresas de manera que puedan monitorizar sus activos eficientemente y a un precio competitivo; permitiendo también un cambio en la toma de decisiones de las empresas que las hace reducir sus costes y optimizar la producción y procesos.

En este sentido, cabe destacar la proyección de un sector que prevé crecer exponencialmente en los próximos años. Hablando de cifras, en 2020 había alrededor de 8.700 millones de dispositivos IoT conectados y se espera que este número aumente exponencialmente hasta 25.400 millones en 2030. La mayor parte de estos dispositivos se ubicarán en ciudades, conectados por las redes terrestres actuales. Sin embargo, también se prevé que el número de dispositivos ubicados fuera de la cobertura de las redes terrestres sea de 30 millones aproximadamente en 2030.

“La conectividad IoT de FOSSA está dirigida a empresas con aplicaciones y activos en zonas con escasa o nula conectividad o cobertura móvil. Estas empresas pueden dividirse en dos grandes grupos, dependiendo de la criticidad de su aplicación: algunos clientes requieren cobertura en tiempo real, como pueden ser redes de Defensa, o la monitorización de activos en movimiento, mientras que otros, en verticales como la agricultura, solo requieren un mensaje por día”.

“A medida que vayamos desplegando más satélites y ampliando nuestra constelación, nuevos verticales se volverán direccionables. Pretendemos centrarnos en cada vertical a través de alianzas estratégicas, ofreciendo soluciones a medida y adaptadas a los requerimientos de cada aplicación. Como principales áreas de interés podemos destacar la logística, mantenimiento y monitorización de infraestructuras, agrotecnología, servicios públicos y el seguimiento de activos marítimos”, detalla Fernández.

“Queremos ser el referente de conectividad IoT satelital a nivel global”

Según Vicente González, “actualmente estamos trabajando para desplegar una constelación de 80 satélites, que estará completada en 2024. A medida que vayamos poniendo más satélites en órbita, ofreceremos un tiempo de latencia menor, pudiendo dar un servicio de mejor calidad a industrias con aplicaciones más específicas”.

“Cuando la constelación este al 100% operativa, las unidades de negocio de FOSSA mantendrán el foco en una intensa investigación y desarrollo en el lado de la ingeniería, para garantizar una evolución constante de la constelación y de su correcto mantenimiento. La capacidad de la red se multiplicará por tres entre 2024 y 2025, no solo porque se espera un aumento gradual de la constelación, sino por la implementación de nuevas tecnologías y protocolos de comunicación para ofrecer un servicio más amplio”.

Para alcanzar todos los objetivos, FOSSA Systems estará en Alhambra Venture el 12 y el 13 de julio. “Desde hace años seguimos el foro de Alhambra Venture desde muy de cerca, viendo como muchas de las startups que han participado han obtenido un retorno espectacular del programa y eso es lo que queremos en FOSSA, aprovechar al máximo todas ventajas que ofrece Alhambra Ventures y sacarle el máximo partido para conseguir nuestro objetivo, ser el referente de conectividad IoT satelital a nivel global”, concluyen los emprendedores.

Anterior

Siguiente

en_GBEnglish
X