¿Qué tienen en común una empresa que crea aplicaciones para los más pequeños y otra que trabaja con bacterias para obtener resultados comerciales? En esencia, comparten una visión valiente en estos tiempos de crisis. Apuestan por crear e innovar donde otros prefieren esperar a que los nubarrones se marchen. Son emprendedores hasta las últimas consecuencias,